OLATZ SALVADOR +IDOIA

31 de julio / 19:00 / Lugar: Plaza de Toros

 

 

OLATZ SALVADOR

Tras su primer exitoso disco ‘Zintzilik’, la artista donostiarra Olatz Salvador presenta‘Aho Uhal’, su nuevo trabajo de larga duración. El disco cuenta con colaboraciones de lujo como las de Rozalén cantando en euskera, Ivan Ferreiro, Idoia Asurmendi o las letras de distintas escritoras euskaldunes.

La música de Olatz Salvador no es plana, es un laberinto. A medida que la escuchamos vamos sintiendo que avanza como una serpiente sobre nuestra piel y se retuerce sobre nuestras heridas y nuestros puntos más débiles, señalándolos, haciéndolos más visibles. Su tacto es a la vez dulce y amargo, es al mismo tiempo caricia y pellizco, porque al escuchar sus canciones reconocemos el dolor, los miedos, las heridas, los vacíos a los que canta, nos reconocemos en esa voz que no sabe cómo apaciguar las mareas que remueven su interior; pero, al mismo tiempo, la intensa suavidad de su voz la convierten en un bálsamo que nos permite mirar al cielo, haciéndonos creer por un momento que, a pesar de nuestras heridas más difíciles, tenemos derecho a buscar la felicidad.

Esa unión y ese sonido compacto son el fruto de una eficaz producción de Pablo Novoa y de un grupo atento, al servicio todo él de un mismo fin. Ander Zulaika (batería), Jagoba Salvador (bajo), Pablo Novoa (guitarras, programaciones y sintetizadores) y Mattin Saldias (guitarras) se sienten parte de un todo y nos empujan hacia el mismo lugar. Las colaboraciones de Rozalén (“Ahots hari” – escrita por Alaia Martin), La Mare (“Mareak”), Idoia Asurmendi (“Gelditu hor” – escrita por Ane Labaka) o Iván Ferreiro (“Promesas que no valen nada”) consiguen además dar un barniz reluciente a un armazón que ya era perfecto.

El disco “Aho uhal” es un chaparrón que nos moja hasta dentro, porque su sinceridad conecta directamente con nuestras debilidades y nuestros vacíos y nos recuerda que también somos lo que no tenemos, lo que perdemos, lo que anhelamos; que tenemos licencia para tener miedo, para cometer errores, para sentirnos inestables, para estar fuera de lugar, para no ser seres perfectos.

La voz de Olatz Salvador, esa especie de grito susurrado al oído, y la música que la envuelve, tienen el gran don de convertir la debilidad en fuerza y en belleza. Y, de paso, nos hacen apreciar el encanto de nuestra propia fragilidad. Nos hacen sentirnos más bellas y bellos que nunca cuando temblamos.

IDOIA

Nacida en Aramaio (Araba), el caso de Idoia Asurmendi es uno de los más llamativos de la escena vasca. Con el boca a boca y sin publicar ningún tema, consiguió enlazar conciertos llamativos donde colgó el cartel de Sold Out en espacio tan emblemáticos como Jazzaldia, Museo Chillida Leku, Donostia Festibala, Centro Cultural Tabakalera… 

Con “Aulki jokoa” anunció su primer disco. Un tema conmovedor que nos muestra su lado más sensible. Una melodía al piano que recoge la intensidad del pop británico, a la que suma aire folk otoñal del País Vasco para invadir y rodear un texto de ausencias y amor familiar que te encoge el alma.

Ahora con el disco en la mano, podemos comprobar como IDOIA ha conseguido cerrar un estreno conmovedor. “Munstroa” juega con los miedos y los afectos hasta acompañarte en una noche donde los pegadizos coros enseñan el camino de salida. “Viejo refranero” es un canto a la vida. Una luz optimista del mejor pop, ese que heredamos de la canción de autor. “Hitzetan” cabalga en el folk americano a ritmo de rhodes. Imposible no subirse a bailar tras un texto de su paisano el bertsolari Xabi Igoa que nombra a algunos de los nombres más importantes de la tradición oral vasca. 

 “25. Artikulua” es un tema redondo, de esos que parecen clásicos o compuestos hace años, en el que Idoia comparte protagonismo con Eñaut Elorrieta (Ken Zazpi). “Mundo al revés”, cantado junto a sus hermanas Bea y Nerea, juega por ritmos de bossa nova y otras latitudes más calurosas. Con “Lo kanta”, todo se para, no hay juegos, una nana donde aporta sus mejores registros como cantante y pianista. 

 Una versión de “Viejo refranero” grabada junto a la Euskadiko Orkestra en su sede y dirigida por Fernando Velázquez cierra el disco , y no hace sino poner de manifiesto que sus canciones no tienen límites en arquitecturas sonoras porque tienen lo fundamental: calidad, sensibilidad e historias construidas bien por su imaginario, bien por el de la poeta María Osés, que nos tienen en vilo. Nos hacen detener nuestra actividad y nuestro tiempo mientras nos arrastramos a bucear dentro de ellas. 

 “ilun eta abar”, su primer disco grabado en los Estudios Muir de Donostia, será publicado este 23 de abril vía Altafonte.

Aramaion (Araba) jaioa, Idoia Asurmendiren kasua euskal eszenako deigarrienetako bat da. Ahoz aho eta gairik argitaratu gabe, kontzertu deigarriak lotzea lortu zuen, non Sold Out kartela jarri zuen Jazzaldia, Chillida Leku Museoa, Donostia Festibala, Tabakalera Kultur Etxea… bezalako espazio esanguratsuetan.

“Aulki jokoa” diskoarekin bere lehen diskoa iragarri zuen. Bere alderik sentikorrena erakusten digun gai hunkigarria. Pop britainiarraren intentsitatea jasotzen duen piano-doinua, Euskal Herriko udazkeneko folk airea gehitzen diona, absentzia eta familia-maitasunari buruzko arima uzkurtzen dizuten testuez inguratuta.

Orain, diskoa eskuan, idoiak estreinaldi hunkigarri bat ixtea lortu duela ikus dezakegu. “Munstroa” k beldurrekin eta maitasunekin jolasten du, gau batean koru itsaskor horiek irteteko bidea erakusten dizuten arte. “Atsotitz zaharra” bizitzari egindako kantu bat da. Pop onenaren argi baikorra, egile-kantutik jasotzen dugun hori. “Hitzetan” folk amerikarrean ibiltzen da rhodes erritmoan. Ezinezkoa da bere herrikide eta bertsolaria den Xabi Igoaren testu baten ondoren dantza egitera ez igotzea, euskal ahozko tradizioko izen garrantzitsuenetako batzuk aipatzen baititu.

“25. Artikulua” gai biribila da, duela urte batzuk klasikoak edo konposatuak diruditen horietakoa, eta idoiak Eñaut Elorrietarekin (Ken Zazpi) partekatzen du protagonismoa. “Mundo al revés”, Bea eta Nerea ahizpekin batera abestua, bossa nova erritmoetan eta beste latitude beroago batzuetan jokatzen du. “Lo kanta” rekin, dena gelditzen da, ez dago jolasik, kantari eta pianista gisa bere erregistro onenak ematen ditu.

Fernando Velazquezek zuzendu eta Euskadiko Orkestraren egoitzan grabatutako “atsotitz zahar” baten bertsio batek ixten du diskoa, eta agerian uzten du bere abestiek ez dutela mugarik soinu-arkitekturetan, funtsezkoa dutelako: kalitatea, sentsibilitatea eta istorioak, bai irudimenaren bidez eraikiak, bai María Osés poetaren bidez eraikiak. Gure jarduera eta denbora geldiarazten dute, hauen barruan murgiltzen garen bitartean.

“Ilun eta abar” Donostiako Muir estudioetan grabatutako lehen diskoa apirilaren 23an argitaratuko dute Altafonteren eskutik.